Perspectivas Económicas de América Latina y el Caribe 2017: juventud, competencias y emprendimiento”, de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en el Senado de la República.


180417 Informe Economia AL OCDE-14

¿Dónde vemos la solución? La solución la vemos en políticas correctas de emprendimiento y de competencias y habilidades. Desde luego hay que seguir apostándole a la educación. Ha habido avances notables en el aumento de la cobertura educativa, tanto en secundaria como en terciaria, pero lo que vemos es que demasiados pocos estudiantes en América Latina y en México cursan por ejemplo disciplinas tecnológicas, de ciencia y de tecnología.

No todos los estudiantes tienen que estudiar estas disciplinas, pero cuando vemos la competencia que hay en el mundo y cuando vemos que por ejemplo en China la mitad de los estudiantes de terciaria están en estas disciplinas y vemos que en América Latina y en México pues ronda entre el 20 y el 25 por ciento, bueno, vemos que aquí realmente hay margen para seguir impulsando la capacidad científica de la región.

Mientras tanto hay que seguir impulsando los programas de competencias y de habilidades. Ha habido una expansión notable de estos programas en México y en América Latina, se han aproximado a los países de la OCDE, pero diríamos que primero hay que asegurar su financiamiento, todavía América Latina tiene muchos programas de competencias y habilidades, pero son programas con un financiamiento muy inferior a lo que vemos en otros países de la OCDE.

Y además, lo que hemos hecho es un análisis de los programas que hay en América Latina y qué funciona y qué no. Ya América Latina está poniendo en marcha al menos 20 programas de competencias para los jóvenes.

Lo que hemos analizado es cuáles son los elementos que están asociados a que estos programas tengan un mayor impacto, es decir, tengan un mayor impacto en términos de formalidad, en términos de salario o en términos de empleabilidad.

Y lo que vemos es que son aquellos programas que combinan competencias y formación en las aulas, con prácticas en las empresas. En segundo lugar son aquellos que además combinan ello con intermediación. En tercer lugar son aquellos que escuchan al sector productivo y le pregunta qué es lo que necesitas y qué es lo que vas a necesitar, son aquellos que tienen más impacto, un impacto más significativo sobre la empleabilidad y la formalidad.

En el ámbito del emprendimiento de nuevo hay que seguir reforzando los presupuestos. Creemos que ha habido avances, pero todavía se gasta bastante menos y se invierte bastante menos en América Latina en políticas de emprendimiento, que en países de la OCDE.

No todo es dinero y a veces de lo que se trata es de poner menos barreras. Todavía la región, todavía América Latina es una región con barreras al emprendimiento. En el resto de países en América Latina, sobre todo porque es bastante complicado hacer tu propio negocio, empezar tu propio negocio.

La buena noticia es que en México esto es bastante fácil, estamos hablando de un país donde el promedio, donde las barreras al emprendimiento por la complejidad administrativa es similar a un país de la OCDE.

Pero aquí lo que hay que seguir es impulsando la competencia, esto en singular, no son las competencias sino la competencia y reducir las barreras que protegen todavía a las empresas tradicionales, para que todo este ímpetu que vemos de emprendimiento juvenil tenga éxito.

 De la misma manera hay 20 o 25 programas de apoyo al emprendimiento, al emprendimiento juvenil en América Latina.

Y aquí querríamos hacer dos comentarios: Primero, se está pidiendo demasiado de los programas de emprendimiento. Si ven, con un instrumento que es apoyar los emprendedores, se quiere fomentar el auto empleo, la formalización, los ingresos, crear empresas, el bienestar psicosocial y reducir la desigualdad territorial.

Hay que ser mucho más conscientes de que para qué están diseñados los instrumentos y focalizarlos más en sus objetivos.

Pero lo que vemos de los programas y de lo que está funcionando es que, para empezar hay que tener una financiación adaptada, pero no todo es financiación.

Muchas veces los emprendedores lo que necesitan son mentorías y capacitación porque es su primer negocio. Entonces la asesoría es una de las vías con la que hay que combinar el financiamiento.

En tercer lugar, la conexión, la conexión con las grandes empresas. Somos una región donde hay muchas grandes empresas multilatinas por el mundo, hay que lograr conectar a los emprendedores con esas grandes empresas y los programas que lo logran son los programas más efectivos.

Voy a ir concluyendo diciendo que más allá del corto plazo y más allá de los números: 1.5, 2 o uno, más allá de estos números lo que importa es que América Latina y México afronten por fin este triple reto, que es un reto de aumentar la productividad, de seguir reforzando la inclusión social que es seguir reduciendo la pobreza, pero consolidar a esta clase media y de mejorar la gobernanza pública.

Creemos que las políticas de empoderamiento de los jóvenes son una necesidad y son una oportunidad en el quinquenio en el que estamos viviendo.

En el lado de la educación y de la capacitación, no podemos dejar de insistir en la necesidad de asociaciones con el sector productivo, y que el sector productivo participe todavía más en la definición de las políticas de competencia.

Y en el lado del emprendimiento, pues financiamiento, reducir las barreras regulatorias, pero también tanto en el emprendimiento como en la parte de competencia, introducir más y mejores mecanismos de evaluación para ir mejorando los programas, según va pasando el tiempo.

Lo que vemos es que en América Latina, en Argentina, en Perú, en Colombia, en Brasil, en Chile, en México, hay programas que tienen todos estos componentes.

Desde luego algunos de los programas que hay en México por el lado de la formación dual, son programas punteros, son programas innovadores, son programas que hacen lo que hay que hacer, que es la conexión con el sector privado y la anticipación de demandas de competencias. También, la base está ahí para los programas de emprendimiento, algunos de los cuales está impulsando México, como México Emprende, o el “Empresando”.

Ahí lo que vemos es que la Ley de Emprendedores, en el caso de Argentina, o alguno de los impulsos que vemos en el caso de Chile, o en el caso de Argentina y de Uruguay, de conexión con el sector productivo, pues son con los que se podría reforzar la base, pero la base está ahí. Tenemos las ideas, tenemos la política, la opción está ahí.

Todas estas políticas, lo que vemos es que además tienen que mirar al futuro. No podemos seguir haciendo políticas de competencias y de habilidades pensando en los trabajos de hoy, porque no sabemos si estos trabajos van a seguir existiendo mañana.

De hecho estamos casi seguros de que no, pero no sabemos que trabajo va a existir mañana. Pero sí sabemos qué competencias, qué habilidades se van a necesitar y se van a seguir necesitando. Entonces estas políticas tienen que tener una visión de futuro.

 Segundo. Tienen que ser unas políticas que conecten más y mejor con los jóvenes. Estas son las primeras generaciones en América Latina que han nacido y se han criado en democracia. Son generaciones tecnológicas que tienen un lenguaje al que se tienen que adaptar los gobiernos y las instituciones porque si no, pues vamos a seguir acrecentando esta desconexión.

Y, tercero. Hay que mirar al futuro. También el futuro de las ciudades. Muchas de estas políticas se van a hacer en ciudades, y lo que vemos es un enorme dinamismo en las ciudades de emprendimiento social.

Por qué no lograr que este emprendimiento social se traduzca en mejor política social. Cómo institucionalizamos lo que ya está pasando, y lo que está pasando liderado por los jóvenes.

Por tanto, frente aquellos que dicen, bueno, hay un costo de oportunidades, estamos perdiendo mucho por los elevados niveles de informalidad y por la gran cantidad de jóvenes que ni estudian, ni trabajan, ni se capacitan, nosotros nuestro mensaje es el inverso: hay mucho qué ganar.

Hemos calculado que América Latina podría ganar un Ecuador, en términos de crecimiento económico, si logramos eliminar la informalidad y logramos movilizar a aquellos que hoy ni estudian ni trabajan, hacia un empleo formal.

En el caso de México, también las ganancias son significativas, por lo tanto hay mucho que ganar empoderando a los jóvenes en América Latina. Hay mucho que ganar empoderando a los jóvenes en México. Creemos que se puede y creemos que el momento es ahora.

PRESENTADOR: Agradecemos al doctor Ángel Melguizo, por esta contextualización del ámbito educativo y el empoderamiento de los jóvenes en Latinoamérica.

Señoras y señores, queremos darle la más cordial bienvenida a la senadora Angélica Araujo Lara, secretaria de la Comisión de Relaciones Exteriores Organismos Internacionales del Senado mexicano. Muchísimas gracias por acompañarnos, senadora.

Para continuar con esta presentación, toca el turno a la maestra Moira Paz-Estenssoro, directora representante de la Comisión Andina de Fomento Banco de Desarrollo de América Latina.

MAESTRA MOIRA PAZ-ESTENSSORO: Muchísimas gracias, buenas tardes a todos, muy agradecida y honrada de estar aquí hoy día.

Y agradeciendo esa iniciativa del Senado nacional, que permite que podamos divulgar la publicación que hacemos tres instituciones: CEPAL, OCDE y CAF, Banco de Desarrollo América Latina.

Seguramente la que menos conocen es CAF, el Banco de Desarrollo de América Latina que yo tengo el honor de representar en México. CAF es un banco de desarrollo, como bien dice su nombre, que nace como un mecanismo de financiamiento para los países andinos; por eso CAF significa Corporación Andina de Fomento.

Hoy día, después de 45 años, se transformó ya en el Banco de Desarrollo América Latina, donde los miembros de CAF, los países dueños de CAF, son los países que son propietarios de la institución. Es una única institución mundial, donde no existen donantes ni beneficiarios; son los países miembros que se benefician de una institución sólida y responde a la movilización de recursos para poder apoyar a los países miembros, que hoy día son 19, en el proceso de desarrollo sostenible con inclusión.

Los únicos países que están fuera de la región y que son miembros de CAF, son España y Portugal, justamente por la misión iberoamericana que tiene CAF.

Y desde esta perspectiva donde CAF, sobresale como el primer financiador de infraestructura en América Latina, creemos que el proceso de crecimiento, este proceso que nos mencionaba Ángel también, donde ahora estamos enfrentando dificultades. Pero nosotros no alcanzaremos a tener un proceso de desarrollo inclusivo, si no logramos por lo menos invertir hasta el 6 por ciento de nuestro PIB en infraestructura.

Y para esto, creemos que es importante la conexión que tenemos con el informe que se está presentando hoy día, porque para poder nosotros lograr países y con transformación productiva, generando empleos, empleos dignos, empleos formales donde los jóvenes puedan ser incluidos, donde se pueda fomentar la capacitación y la innovación; es solamente con países que sí tengan una visión de futuro y no solamente dependan de la exportación de materias primas.

Hoy día enfrentamos una coyuntura muy difícil, una coyuntura de más política económica y social, bastante difícil. Después de que Ángel muestra que en la última década América Latina logra una transformación bastante importante en lo que se refiere a educación, salud, reducción de la pobreza y reducir un poco la desigualdad; no lo suficiente, no lo suficiente como para quedar contentos, sobre todo en una coyuntura mundial como la que enfrentamos hoy día.

Para nuestra sorpresa, tenemos un Brexit que mueve al mundo. Para nuestra sorpresa, tenemos un Presidente que aboga por todo lo contrario que nos dijo Ángel hoy día. El comercio parecería que es la respuesta, pero tenemos realidades internas que ven al comercio como una amenaza.

Estas realidades internas están hechas por hombres de carne y hueso, por jóvenes, por jóvenes que están votando por el Brexit, por jóvenes que no se sienten representados y que están votando por candidatos que justamente tienen posiciones contrarias al comercio, y lo vemos no solamente al norte, lo estamos viendo también en Europa y con bastantes posiciones de discursos populistas también en la región.

Esto es innegable y la apertura económica y los acuerdos comerciales y todo lo que nosotros hemos venido trabajando para poder incorporar a los jóvenes en los procesos laborales de nuestros países nos están haciendo repensar cuál es el mejor camino, y nos están haciendo repensar y este estudio en el cual ha trabajado, OCDE, CAF y CEPAL, es una base para poder analizar una realidad que nos está mostrando que tenemos que adoptar políticas públicas diferentes.

Para nosotros como CAF, creemos que la democracia es el sistema que nos puede llevar a un futuro mejor en todos nuestros países, pero es difícil para los jóvenes que no tienen perspectivas, que no tienen movilidad social y que pueden ver que de repente después de haber obtenido mejoras en su calidad de vida en los últimos 10 años, esa clase media empieza a retroceder nuevamente.

Donde las mejoras que se obtuvieron hasta en la formalización de los empleos, de repente encontramos que hoy en día los servicios sociales, los servicios básicos no acompañaron esa formalización de empleos. Y encontramos a jóvenes que indican, bueno, el primer día que a mí se me formaliza un empleo empiezo a pagar yo mis impuestos, empiezo yo a ser reconocido como un ciudadano, ¿pero a dónde se me van esos recursos que supuestamente me deberían permitir un mejor acceso a la educación, un mejor acceso a la salud?

No basta la formalización del empleo, es urgente e imperante poder ofrecer oportunidades, ofrecer servicios, ofrecer seguridad, y sobre todo una movilización real y muy fuerte de las instituciones de estas democracias que están tambaleando en algunos países, porque estas instituciones son las que tienen que proteger a los ciudadanos, y los debe proteger en una forma de crear ambientes de mayor transparencia y una lucha frontal contra la corrupción.

Los jóvenes no aceptan más el estatus quo. Se movilizan, pero se movilizan fuera de partidos políticos, se movilizan por las redes sociales, se movilizan porque son ciudadanos que están conscientes de que se necesitan cambios.

Esa transformación que viene por delante, porque también esos jóvenes cuando se les dan las oportunidades y tienen las oportunidades, nos están mostrando que también pueden crear y son ellos los promotores de la innovación social. Son los que crean empresas y emprendimientos que sustituyen hasta políticas públicas, porque las políticas públicas no están cubriendo las demandas que existen en este momento.

Nosotros apoyamos a jóvenes en México que están creando sistemas para facilitar el acceso a todos los servicios de salud. Estamos apoyando a jóvenes que cuidan a personas de la tercera edad y son jóvenes que se movilizan porque creen que pueden ser actores de cambio.

Son jóvenes que se movilizan porque así como emprendedores que pueden ser emprendedores económicos, también son emprendedores de innovación social y eso es lo que nos muestran los jóvenes. Ellos participan, quieren seguir participando, son actores y nosotros estamos buscando además formar a líderes jóvenes que puedan participar codo a codo con todas las autoridades nacionales, con todos los senadores aquí presentes y no presentes, pero que hagan parte de las propuestas de políticas públicas.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s