TRADICIÓN DEL ÁRBOL NAVIDEÑO


​A México, el árbol navideño llegó durante el imperio de Maximiliano y Carlota.Una novedad engalanaba el Palacio Imperial de Chapultepec en la Navidad de 1864: los recién llegados emperadores de México habían mandado colocar un gran árbol navideño en uno de los salones del palacio. Esta costumbre, europea de tomo a lomo y desconocida en el país, causó furor entre la aristocracia mexicana, que adoptó la usanza de inmediato, desterrando temporalmente el tradicional nacimiento mexicano, aunque sólo por un breve tiempo.

Cuando Maximiliano fue fusilado, se desprestigiaron las costumbres fomentadas por el emperador y su corte, así que el pueblo dejó de decorar árboles en Navidad hasta que, en 1878, Miguel Negrete —rival de Porfirio Díaz— adornó un enorme árbol de forma tan espectacular, que le valió mención en varios diarios de la época. En él ya se incluía también el “nacimiento”, iniciándose una tradición propia de los hogares mexicanos. La población adoptó paulatinamente este uso —sobre todo en las zonas urbanas—, que alcanzó su auge a partir de los años 50, cuando la mercadotecnia estadounidense influyó a las grandes masas por medio del cine y la televisión.

Hay quien insiste que el Árbol Navideño no es una tradición mexicana, pero tras casi ciento cincuenta años de permanencia, el “pinito” ya se ganó justamente su carta de naturalización.

Fuente: Revista Algarabía / Pepe Compean.
Retratos atribuidos a Santiago Rebull.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s