EL PRÍNCIPE DE MAQUIAVELO


INTRODUCCIÓN

El príncipe es una obra viene a darle otro enfoque a la teoría política, se basa principalmente sobre el ejercicio de EL PODER, ya que Maquiavelo definió a la política como una esfera de acción en la cual predomina una actividad humana que consiste en la lucha por la obtención de poder y su posterior mantenimiento.

Esta obra su autor fue hecha pensando en la crisis que estaba pasando en Italia en el siglo XVI cuando el reino era gobernado por Lorenzo el Magnifico quien fuera hijo de Pedro de Médicis; y de ahí surge el termino “Maquiavelismo” que se refiere a la astucia y la inteligencia a usar para llegar al poder y conservar un reino siendo estas características que se atribuyen a alguien que consigue lo que quiere a base de profundas reflexiones que preceden a sus actos, además de ello debe adoptar ciertas actitudes como  lograr que la gente sienta temor hacia él, pero nunca amor u odio.

El amor es demasiado breve y los hombres muy variables. No conviene ser amado por el pueblo, porque seguro que eso no dura en el tiempo. Pero tampoco debe generar odio, ya que esto es muy peligroso para sus fines. Evitar que sientan odio por él es algo que se logra mostrando virtudes y respetando algunas cosas.

En este trabajo de investigación, realizaremos un análisis de la obra el Príncipe de “Maquiavelo”, donde veremos los aspectos principales de este obra, incluyendo el concepto sobre el Estado que plantea al autor, y las principales máximas aplicadas a la política.

EXPOSICIÓN DE LAS IDEAS PRINCIPALES

En la obra el Príncipe de Nicolás Maquiavelo, se resalta la percepción que tenía Nicolás Maquiavelo respecto a los principados que se dieron durante el renacimiento. Se debe tener en cuenta el contexto histórico y lo que significó el renacimiento en la historia, dado que durante este periodo se sustituyen el teocentrismo medieval por cierto antropocentrismo, por lo que la iglesia perdió poderío, pero seguía contando con dominio.

Se puede puntualizar que el objetivo principal del hombre es alcanzar el poder, el cual se centraba principalmente en una persona ‘el príncipe’, quien era responsable de las decisiones que engrandecerían su Estado o acabarían con él. De este modo se tiene en cuenta como este contexto influyó en el pensamiento Maquiavélico. Hoy en día, la palabra maquiavélico se atribuye a malvado, precisamente por la frialdad de su pensamiento.

A su vez, muestra cuales deben ser las aptitudes y actitudes tanto intelectuales, como políticas, que debe tener el príncipe que gobierne. Esta figura ideal debe de servir a cualquier costo a su Estado sin importar como lo haga, por lo cual, surge así la ‘Razón de Estado’, de donde se nace el dilema ‘el fin justifica los medios’.

Se puede percibir que Maquiavelo toma la política como estrategias y personalidades en conjunto, proponiendo, qué moral es la que debe tener el príncipe que gobierna, su única moral debe de ser el éxito. Otro aspecto importante a tener en cuenta, es como toma la religión como arma de dominación, para sujetar al pueblo.

CONCEPTO SOBRE EL ESTADO

En esta obra, se utiliza por primera vez la palabra Estado para referirse a las tiranías, principados y reinados en que se encontraba dividida Europa. A lo largo de esta obra se evidencia que la palabra Estado es utilizada en su significado antiguo latino statum, que viene del verbo estar, y cuyo significado se reduce a situación o condición.

Maquiavelo no se ocupa de definir lo que debe considerarse como Estado, sin embargo, es el primero en usar el término para referirse a las organizaciones políticas del bajo Medievo.

Maquiavelo tiene una concepción totalmente diferente de la sociedad humana: para él el hombre es por naturaleza perverso y egoísta,  sólo preocupado por su seguridad y por aumentar su poder sobre los demás; sólo un estado fuerte, gobernado por un príncipe astuto y sin escrúpulos morales, puede garantizar un orden social justo que frene la violencia humana.

Fue el primero en usar la palabra Estado en su sentido moderno. Sus ideas políticas estaban impregnadas de sentido práctico y una visión realista de gobierno.

EL PODER

En esta obra se observa un patrón de doble moralidad ya que para él, la moral del gobernante es distinta a la del ciudadano. Los actos del primero se valoran por la bondad de sus resultados y por el éxito obtenido en al conservación del poder. La estructura de su doctrina gira en torno a como el político consigue y se mantiene en el poder.

En consecuencia, el político no debe poseer virtud alguna, pero ha de estar en condiciones de simular poseerlas todas, lo que supone actuar con absoluta indiferencia ante el bien y el mal (amoral) con absoluto despotismo.

El concepto de poder para Maquiavelo, era la capacidad de un gobernante (o Príncipe), de vencer sus adversarios, dominar sus súbditos, y perpetuarse en ese estado. Y para conseguir estos objetivos, cualquier medio era justificado, por el fin a que se destinaba. De ahí la consecuencia, el fin justifica los medios. El poder político es un sub producto del poder bélico.

RECOMENDACIONES POLÍTICAS AL GOBERNANTE O PRÍNCIPE Y PRINCIPALES MÁXIMAS APLICADAS A LA POLÍTICA

El autor aclara que los príncipes deben ser amados y temidos simultáneamente. Pero es preferible ser temido que amado por lo que se deberá de imponer únicamente su palabra, o dicho a modo de resumen, es mejor ser autoritario pero aparentar ser liberal.

No es, por tanto, necesario a un príncipe poseer todas las cualidades anteriormente mencionadas, pero es muy necesario que parezca tenerlas. E incluso me atreveré a decir que si las tiene y si las observa siempre son perjudiciales, pero si aparenta tenerlas son útiles; por ejemplo: parecer clemente, leal, humano, íntegro, devoto y serlo, pero tener el ánimo predispuesto de tal manera que si es necesario no serlo, puedas y sepas adoptar la cualidad contraria.

Y si se ha de tener en cuenta que un príncipe, y especialmente un príncipe nuevo, no puede observar todas aquellas cosas por las cuales los hombres son tenidos por buenos pues a menudo se ve obligado, para conservar su Estado, a actuar contra la fe, contra la caridad, contra la humanidad, contra la religión.

Por eso necesita tener un ánimo dispuesto a moverse según le exigen los vientos y las variaciones de la forma y, como ya dije anteriormente, a no alejarse del bien, si puede, pero a saber entrar en el mal si se ve obligado.

CONCLUSIÓN

 

No es fácil gobernar, menos a uno mismo para poder tener pensamientos claros, las obligaciones, los deberes y como todo sacrificar muchas de las cosas por tener un poder como decía el tío Ben en el hombre araña “Un gran poder implica una gran responsabilidad”, la responsabilidad es el compromiso con uno mismo y con los demás, solo hay que ver hacia donde navegamos en ese gran poder, sobre todo la congruencia.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s